el7set
Jueves, 18 de mayo de 2017 | Leída 809 veces
Arte urbano

Torreblanca se convierte en un museo de arte urbano al aire libre con una nueva fase del proyecto Citric

[Img #56808]La confluencia de las calles Aljub, La Torre, Manrique de Lara y la plaza Jaume I de Torreblanca se ha transformado en lienzo para una nueva fase del proyecto Citric, que desarrolla la concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Torreblanca, en cuyos muros han plasmado su trabajo los artistas urbanos DEIH y Emilio Cerezo.

 

Como explica Xelón, uno de los artistas que han participado en anteriores murales y que coordina los trabajos, la propuesta creativa ha tenido una gran aceptación entre los vecinos de Torreblanca “la gente se va animando a ofrecer sus paredes para los murales. Es diferente a otras intervenciones, está gustando a la gente del pueblo”. Si al principio era difícil encontrar muros que pintar, ahora son numerosos los propietarios de edificios que se acercan para pedir que pinten un mural en sus paredes.

 

Citric representa también un reto para los artistas participantes, “es una oportunidad para hacer algo nuevo, salir de su zona de confort, que arriesguen un poco con su arte”, en una propuesta que está más cerca del muralismo que del grafiti, pero del cual toma una de sus señas de identidad “tradicionalmente el grafiti era un arte colectivo, en el que se juntaban para pintar, pero poco a poco se ha ido haciendo más individualista, ahora hemos querido retomar las obras colectivas”.

 

Por eso la propuesta plantea la unión de dos artistas con características estéticas y temáticas muy diferentes, para realizar una obra conjunta por medio de la fusión de los estilos, formando un todo coherente.

 

Por una parte, Emilio Cerezo, que también es tatuador profesional, trabaja temáticas como el bodegón y los paisajes cósmicos, mientras que DEIH tiene un estilo más cercano al comic y la estética ciberpunk. Esta vinculación crea un universo donde los universos colisionan, se entrelazan las civilizaciones, el tiempo o el espacio, vemos nuestro pasado desde un futuro incierto, que mezcla lo cósmico con lo mundano mezclando la estética espacial y futurista con objetos cotidianos. Retazos de basura espacial, la degradación del planeta, interferencias, materia y esencia compartida con el universo.

 

Los artistas trabajan planteando las ideas sobre la marcha, sin un boceto inicial, adaptándose al entorno en el que pintan. En esta ocasión, las características del espacio en el que se plasman los murales les han permitido crear una historia, casi un comic sobre las paredes, que van rodeando la plaza a medida que cuentan una historia imposible. También en la elección de la paleta de colores influye el entorno en el que se enmarcan los murales “vibran como un todo, es muy potente girar y ver todos los murales juntos”, explica DEIH.

 

Con jornadas de trabajo de 12 horas, expuestos a las excepcionalmente altas temperaturas de esta calurosa primavera, los artistas han logrado completar su tarea y crear una ventana al universo, interior y exterior, en las paredes desnudas.

EL7SET • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress