Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
el7set
Lunes, 10 de julio de 2017

Los podólogos detectan un aumento de pacientes que solicitan el estudio de la pisada sin causa justificada

Insisten en que no es “un producto al por mayor” sino resultado de un diagnóstico profesional, que determinará las necesidades específicas de cada caso

[Img #57713]La expansión de los mal llamados “estudios de la pisada” ha calado en buena parte de la población. Deportistas interesados en prevenir lesiones, personas que quieren tratar algún problema o viandantes que simplemente han visto el anuncio en un escaparate. Todos quieren un estudio de la marcha.

 

Así que los podólogos se encuentran con “pacientes confundidos, que se han autoprescrito un estudio de la marcha y nos preguntan qué les vamos a evaluar, con qué medios, etc” explica Javier Ruiz, podólogo de la Clínica Pie y Salud de la Vall d’Uixò. “Por poner una comparación, sería como entrar en la consulta del médico con fiebre y malestar general y pedirle una placa o un análisis de sangre. Pruebas que pueden no ser necesarias y que en todo caso debe valorar el profesional. La exploración de la marcha no es un producto al por mayor –para todos y siempre igual- sino una herramienta de trabajo más de las que dispone el podólogo para la práctica profesional y responsable propia de su actividad”, aclara.


Lo lógico es pensar que quien evalúa el pie y su relación con los segmentos más próximos es el podólogo, encargado por tanto de realizar el estudio biomecánico o de la marcha, que engloba elementos más allá de una simple huella y que afecta al correcto desplazamiento del cuerpo.


¿De dónde surge entonces la confusión?

Maite García, presidenta del Colegio de Podólogos de la Comunidad Valenciana, apunta a la oferta existente en “superficies comerciales, centros deportivos y ortopedias que ofertan estudio de la pisada. No se pueden considerar como tales, ni quienes los hacen tienen la formación ni la titulación necesaria y es más, pueden causar un problema o agravarlo al recomendar un producto (zapatilla, plantilla) que no sea el adecuado. Pero la gente se acostumbra a verlo como producto cuando en realidad se trata de un conjunto de pruebas que el podólogo decidirá hacer o no después de estudiar cada caso”.

EL7SET • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress