el7set
Sábado, 19 de agosto de 2017 | Leída 41 veces
Colegio de Podólogos de la Comunidad Valenciana

Lucir unos pies cuidados no es sólo cuestión de estética

Las duricias, los callos y los signos de deshidratación delatan problemas de salud

[Img #58883]Estas afecciones podológicas no solo son cuestión de estética aunque a simple vista sea lo que más nos llame la atención. A quién no le ha parecido un acto de descuido personal ver unos talones secos y agrietados. Pero en condiciones extremas, esa sequedad mantenida en los talones puede dar lugar a grietas que interrumpen la continuidad de la piel, además de ser muy dolorosas y difíciles de tratar.

 

Como explica la podóloga y vicepresidenta del Colegio de Podólogos de la Comunidad Valenciana, Estefanía Soriano, “lo mismo nos ocurre con las durezas y/o callos que llegan a ser dolorosos cuando adquieren cierto grosor.  Generalmente los callos salen en zonas de hiperpresión plantar, y suele coincidir en resortes óseos que por falta de grasa plantar -que almohadilla esa zona- crea un exceso de presión en la piel, que se endurece como mecanismo de defensa y da lugar al conocido callo”.

 

Por todo ello, desde el ICOPCV se recomienda mantener un estado óptimo de hidratación en planta del pie y en los rebordes del talón para no perder la elasticidad de la piel y así  prevenir la aparición de grietas en los talones.

 

Así mismo, conviene controlar la aparición de callos dolorosos con visitas periódicas al  podólogo, quien realizará la quiropodia o eliminación del engrosamiento y endurecimiento de la piel en zonas de hiperpresión, para que al andar ese callo no duela. También existe la posibilidad de tratar con plantillas (que evitarán el apoyo de la zona inflamada y dolorida) esos pinchazos causados por el callo de hiperpresión en zonas óseas.

EL7SET • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress