el7set
Lunes, 18 de septiembre de 2017 | Leída 35 veces
Cuidado de la salud

La importancia de hacerse un análisis de sangre

[Img #59281]La salud, tanto la propia como la de nuestras familias, es algo que nos preocupa a menudo a todos, aunque no siempre le prestamos la atención debida, a causa del ritmo de vida que llevamos y las obligaciones diarias.

 

Sin llegar a caer en lo hipocondriaco o a una exagerada obsesión por detectar enfermedades en nuestro organismo, es más que recomendable realizarse una revisión médica a cargo de un profesional al menos una vez al año, y que esta incluya, por supuesto, un análisis de sangre. Estos estudios se recomiendan a partir de los 30 años de edad –siempre que no existan enfermedades previas que precisen de un seguimiento que deberá ser determinado por el médico- pero está muy indicado realizarse estos análisis a partir de los 55 años, al menos cada cinco años, si no aparecen síntomas que recomienden un estudio de nuestra sangre.

 

Con un sencillo estudio, que se realiza mediante una rápida, sencilla e indolora extracción de sangre, nuestro médico puede obtener una gran cantidad de información importante muy útil para la prevención o tratamiento de enfermedades infecciosas, niveles de azúcar, colesterol, urea alta en sangre, triglicéridos, la presencia de problemas en determinados órganos, como por ejemplo las transaminasas altas que pueden indicar una afección del hígado, o niveles de los diferentes tipos de linfocitos (linfocitos B. linfocitos T y células NK), cuyo recuento, tanto en niveles elevados como disminuidos, pueden alertar a nuestro doctor de la existencia de una serie de patologías, y que forman parte de la respuesta inmunitaria del cuerpo humano.

 

Un análisis de sangre representa una herramienta de gran utilidad para la detección precoz de trastornos y enfermedades que pueden ser solucionados de manera sencilla mediante una correcta dieta, antes de que niveles como el de azúcar deriven en cuestiones más graves como la diabetes; o detectar el colesterol y triglicéridos altos en previsión de enfermedades cardiacas; niveles altos de urea en sangre, que pudieran provocar problemas renales, piedras en el riñón, gota  o neumonía, que detectado en niveles moderadamente altos se pueden resolver con una simple dieta baja en proteínas y bebiendo más agua cada día. Todo gracias a un simple análisis de sangre.

 

Nuestro médico puede solicitar al laboratorio un análisis general, aunque las analíticas de la sangre se  dividen en hemograma, coagulación gasometría y bioquímica, pudiendo el facultativo pedir un estudio concreto en el caso de que necesite una prueba específica.

 

La prueba se realiza en ayunas, (los niños pequeños están exentos de este requisito, a menos que el médico lo solicite) habiendo transcurrido al menos ocho o doce horas –dependiendo de los casos- desde la última comida, ya que el análisis podría contener niveles alterados de azúcar o triglicéridos, por ejemplo, dependiendo de los alimentos que se hayan ingerido.

 

Para una persona sana, un análisis de sangre es una excelente herramienta de prevención y control de la salud, unido a la práctica razonable de actividad física, alimentación saludable, una adecuada mediante agua y zumos naturales, consumo moderado de alcohol, entre otras precauciones que podrán hacer que nuestra salud no nos preocupe tanto.

EL7SET • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress