Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
el7set
Lunes, 15 de enero de 2018
Pleno ordinario de enero

Oropesa del Mar desestima bonificaciones en el IBI y el ICIO a Hoteles Marina d’Or que la empresa ya ha llevado a los tribunales

Los técnicos han considerado en sus informes que una de las solicitudes no se ajusta a los requisitos de fomento del empleo y la otra fue presentada fuera de plazo

[Img #62217]

El Ayuntamiento de Oropesa del Mar desestimó los dos recursos de reposición presentados por la empresa Hoteles Marina d’Or contra desestimaciones previas por parte del pleno del consistorio de solicitudes de bonificaciones amparadas en criterios de fomento del empleo.

 

Tratadas estas cuestiones en dos puntos del orden del día del pleno ordinario celebrado el lunes 15 de enero, los votos a favor de PP y Si se puede Oropesa y la abstención del resto de grupos municipales sacaron adelante la desestimación de la bonificación del 50% en la cuota del IBI de tres inmuebles, al considerar los técnicos municipales que los tres inmuebles para los que solicitaban la bonificación no cumplen la condición de ser hoteles o campings, ya que se trata, tal como explicaba el alcalde, Rafael Albert, de un aparcamiento para el balneario, una zona deportiva y un balneario exterior. Esta desestimación se aprobó en el pleno del 31 de marzo de 2017.

 

En las intervenciones referidas a este punto, la concejala de Si se puede Oropesa, Arantxa Martínez, describió la ordenanza como injusta y manifestó su voluntad de que la misma sea modificada.

 

Desde Ciudadanos, su portavoz, Araceli de Moya, pidió que “a la vista de las alegaciones, hay aspectos a tener en cuenta y reconsiderar”, al considerar que la empresa solicita estas bonificaciones para instalaciones que son servicios de los hoteles, por lo que calificó la interpretación de la ordenanza como “muy restrictiva”. La portavoz de Ciudadanos acusó al ejecutivo local de que “se nos llena la boca de decir que ayudamos y luego nos parece mal todo”. Del mismo modo, De Moya señaló que se está incumpliendo un acuerdo plenario en el que se acordó la revisión de esta ordenanza.

 

Josep Lluís Romero, portavoz adjunto de Compromís, reiteró su reclamación de que se incluyan todos los antecedentes en la documentación de los expedientes y puso énfasis en el hecho de que la solicitud de bonificación tenía un plazo para ser contestada “y no se contestó”, advirtiendo además de que esta cuestión ya se encuentra en los juzgados. Por ese motivo, el edil de Compromís preguntó al alcalde los motivos de que se desestime ahora, con el plazo vencido y con un contencioso presentado por parte de la empresa en el juzgado desde el mes de diciembre, calificando la gestión del expediente como “chapucera”.

 

Romero llamó la atención sobre el hecho de que la empresa esté empleando argumentos del propio Ayuntamiento para defender su argumentación y planteó que su grupo ve serias dudas en el expediente como para respaldarlo. El edil valencianista explicó que la notificación de la presentación de un contencioso administrativo entró por registro municipal en el mes de diciembre.

 

El grupo socialista, por medio de su portavoz, Fernando Domínguez, reconoció que inicialmente habían apoyado esta ordenanza “bajo el prisma del desarrollo turístico”, pero que “a la vista del tiempo y los resultados”, así como por “los problemas causados” consideraba ahora que no está teniendo un efecto positivo y genera tensión con otros empresarios de la localidad, por lo que solicitó la retirada de la ordenanza por “una aplicación discutida, no eficientemente justificada y por la falta de control”.

 

El alcalde, Rafael Albert, negó tener notificación del contencioso y reconoció que existía un acuerdo para la renovación de la ordenanza, a la que después ningún grupo ha dado seguimiento, “renovar la ordenanza fue una enmienda de Compromís”.

 

Bonificación del ICIO

En similares términos se desarrolló el debate del otro punto referido este a la desestimación de la bonificación del 95% en la cuota del ICIO por la ampliación de la piscina y locales comerciales del hotel Gran Duque. La empresa Hoteles Marina d’Or solicitó acogerse a estas ayudas al fomento del empleo, sin embargo le fue desestimada, según explicaba el alcalde, Rafael Albert, por incumplir uno de los requisitos de la ordenanza, al no haberlo solicitado en el mismo momento en que se solicitó la licencia de obra, por lo que se considera la petición como fuera de plazo. El pleno desestimó inicialmente esta solicitud en el pleno celebrado el 16 de marzo de 2017.

 

Arantxa Martínez, de Si se puede Oropesa, insistió en la necesidad de trabajar para cambiar esta ordenanza, mientras que Araceli de Moya, de Ciudadanos, explicaba que la empresa aporta una sentencia para establecer que si antes se consideraban estas actividades como fomento del empleo, ahora también deberían ser contempladas del mismo modo. Sobre la motivación del rechazo por presentarse fuera de plazo, la portavoz de Cs apeló a un trato más fluido de los funcionarios con las empresas para que se les informe de los requisitos “para ahorrarnos problemas y procedimientos judiciales”.

 

Josep Lluís Romero recordó que Compromís solicitó anteriormente mediante una enmienda que se derogara la ordenanza que contempla estas bonificaciones, “fue prostituida después”, mostrando su malestar porque en el acta del pleno en cuestión no se plasme ese extremo, insistiendo en que este recurso, como el anterior, no se contestó en su momento, y señalando por otra parte que en este caso su grupo municipal considera que la empresa no realiza una argumentación correcta.

 

Cerró el punto el alcalde, Rafael Albert, señalando que Romero pretendía buscar más patas al gato para votar en contra de la desestimación y criticó que sugiriese que se manipulan las actas de los plenos, concluyendo al señalar que sí que responde a las preguntas del edil de Compromís, “pero no es lo que quieres oír”.

 

Josep Lluís Romero reclamó su derecho a réplica, una vez agotados los dos turnos, por las alusiones hechas por el alcalde hacía él, aunque el pleno continuó pese a las protestas del edil y se pasó a la votación, en la que Compromís no participó en señal de protesta, aunque al no emitir voto, estos se consideraron como abstenciones.

 

Sobre estos dos puntos, el alcalde Rafael Albert, enfatizó durante la rueda de prensa posterior al pleno que “el equipo de gobierno no decide quien cumple y quien no, otra cosa es que el contencioso finalmente lo decida”, además de explicar que “la contestación a un recurso en materia tributaria es que si no se contesta la respuesta es negativa, al interpretarse el silencio administrativo como negativo”, aclarando que el expediente se llevó a pleno “cuando estuvo concluido”.

EL7SET • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress