Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tomas Torres
Lunes, 11 de junio de 2018
Arqueología

La Colección Museográfica de Alcalà muestra los nuevos resultados de las excavaciones de Santa Lucía y el mural templario descubierto en el castillo de Xivert

[Img #66725]

La Colección Museográfica de Alcalà de Xivert inauguró el sábado 9 de junio una nueva exposición, en la que dos hallazgos de gran importancia fueron los protagonistas indiscutibles, las dos ollas globulares con cuatro asas de la Edad de Bronce recuperadas en el yacimiento de Santa Lucía y las pinturas templarias descubiertas en un lienzo de la muralla del Castillo de Xivert.

 

El acto estuvo presidido por el alcalde del Ayuntamiento de Alcalà de Xivert-Alcossebre, Francisco Juan Mars, la concejala de Cultura, María Agut, el director de la Colección Museográfica, Rafa Ronchera y las festeras de las localidad, quienes fueron las encargadas de desvelar la vitrina con la nueva colección.

 

María Agut destacaba el gran interés que ha mostrado el consistorio en los últimos años en la conservación y rescate del patrimonio histórico y arqueológico del municipio, así como en la difusión de esa riqueza cultural, que desde hace siete años puede ser conocida por vecinos y visitantes.

 

La edil de Cultura agradeció a la Diputación de Castellón el apoyo que ha dado a los proyectos y el haber incluido al municipio y su patrimonio en los programas Castellón Arqueológico y Mirador Templario. La divulgación de esta riqueza patrimonial, principalmente entre los más pequeños de la localidad, representa para el gobierno municipal un objetivo preferente, para lo que han recibido el respaldo de la Diputación con actividades como el Taller de Croma celebrado en los centros escolares recientemente, a través del que los escolares podían introducirse en la historia de los caballeros templarios.

 

Agut señalaba que este año se ampliarán las visitas al yacimiento de Santa Lucía, debido a la gran demanda que existe y el interés suscitado por estas excavaciones, aprovechando para agradecer al coordinador de la Colección Museográfica, Rafa Ronchera, por su dedicación y entrega a la divulgación del patrimonio, que lo convierte en pieza fundamental de todas las acciones emprendidas.

 

Rafa Ronchera manifestaba que cada año los resultados de las nuevas excavaciones son mas satisfactorios y destacó que el hallazgo de las pinturas murales en el castillo de Xivert, el único conocido en Castellón, ha logrado situar a Alcalà-Alcossebre en el panorama arqueológico, gracias a la colaboración de la Diputación de Castellón. Las pinturas quedaron preservadas por un derrumbe de la sala en la que se encontraban y la posterior colmatación de materiales, que las sepultó y protegió de la acción de los elementos o de la mano humana, para que llegara hasta nuestros tiempos, aunque con un evidente deterioro. Para su rescate se hicieron unas fotografías de urgencia, con la intención de datar el hallazgo, hasta que el Ayuntamiento de Alcalà-Alcossebre financió la realización de un estudio fotográfico mediante nuevas técnicas, a cargo de la Universitat Politècnica de Valencia, que sacó a la luz el pigmento oculto.

 

No obstante, el responsable de la colección y guía del patrimonio arqueológico local, aseguraba que “queremos más”, ya que todavía existen muchos proyectos muy interesantes por desarrollar en los diferentes yacimientos, que deben darse a conocer.

 

Precisamente la difusión de ese patrimonio arqueológico ha sido desde el principio uno de los principales objetivos, habiendo logrado informar año a año a la gente del pueblo interesada en su patrimonio de todos los descubrimientos que se han hecho, algo inédito en el mundo de la arqueología, que ha sido destacado especialmente y puesto como ejemplo y modelo a seguir por los responsables del Servicio de Investigaciones Arqueológicas y Prehistóricas de la Diputación.

 

Sobre las excavaciones que comienzan ahora en Santa Lucía, Ronchera señalaba que en ellas participarán tres doctores y contarán con el apoyo de los laboratorios del CESIC de Madrid para el estudio de los metales. Con estos trabajos se espera encontrar más sedimentos y la secuencia arqueológica que establezca alguna conexión entre la necrópolis y el poblado del tercer milenio Antes de Cristo.

 

[Img #66723]El mural templario de Xivert

Durante diez años, la lluvia fue lavando el lienzo de la muralla musulmana del castillo de Xivert que quedó al descubierto tras la excavación de la zona, en la que se llegaron a descubrir varios enterramientos, posiblemente musulmanes. Poco a poco el pigmento fue saliendo a la superficie a medida que el material adherido se iba desprendiendo, lo que comenzó a darle pistas a Rafa Ronchera de que aquel muro tapial escondía algo más. Un día, en condiciones idóneas, pudo observar las primeras líneas y después conectarlas hasta formar figuras. Esto le dio la idea de la necesidad de realizar un estudio en profundidad, lo que al final se materializó gracias a la financiación por parte del Ayuntamiento de Alcalá-Alcossebre, que gracias al trabajo de la Universitat Politècnica daba sus frutos.

 

Según explica Rafa Ronchera, las pinturas representan el germen de la consolidación de la presencia templaria en Xivert y la importancia que la orden le dio al emplazamiento. Posiblemente los nuevos ocupantes del castillo, que conquistaron la plaza fuerte sin derramar una gota de sangre, quisieron dejar constancia de un hecho tan relevante para ellos como la toma de posesión de la fortaleza, por lo que fue su voluntad comenzar inmediatamente a decorar lo que entonces era una gran sala o vivienda con un mural. Para ello se requirió a un artista de la comunidad musulmana sus servicios para plasmar por encargo la obra. Esta se realizó sobre un sencillo encalado del muro, en el que se dibujaron primero con un palo fino las líneas de las figuras que forman la composición, para posteriormente rellenarlas, todo ello con un pigmento rojo de óxido de hierro.

 

El resultado fue un mural de 5 metros de largo por 2 metros de alto, sobre el tapial musulmán, al que se le aplicó una base de cal viva para blanquear la pared. En la actualidad solo se conserva una superficie de 5 metros de largo por 1 metro 10 centímetros de ancho, donde se pueden apreciar en las fotografías realizadas por la UPV un jinete con escudo, lanza y yelmo a lomos de un caballa muy estilizado, así como lo que parece un campamento militar y parte de la muralla de Xivert. No obstante, de la interpretación de las imágenes se puede desprender que se trate del momento mismo de la entrada al castillo una vez rendida la plaza, con los estandartes desplegados y los jinetes desfilando bajo ellos. Tal como señala Rafa Ronchera, una especie de comic que cuenta la historia de la conquista en una serie de escenas secuenciales, que podrían ser episodios de la historia que los templarios quisieron transmitir mediante esta pintura mural.

 

EL7SET • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress